domingo, 27 de abril de 2008

quévivaelclítoris

A las niñas de la comunidad Embera, así como a las de muchas comunidades aborígenes alrededor del mundo, les cortan el clítoris cuando nacen. Las razones van desde lo divino a lo terrenal. La verdad es que lo hacen para que no sientan placer, para separarlas totalmente del goce sexual que sí disfrutan los hombres y para que se dediquen a ser mujeres en el sentido primitivo de la palabra. En la casita, criando a los hijos que concibieron sin gozar ni siquiera un poquito, pero que sí sufrieron al parirlos. Un crimen.

Me imagino por un instante que esa práctica fuera un ritual católico. Benedicto, así como condena el uso de anticonceptivos, apoyaría con cetro en mano que a las mujeres se les cortara el clítoris al nacer. Entonces a mi hermana, al igual que a mi mamá, a los dos días de nacer en cualquier clínica de Bogotá le extirparían ese órgano cuya única función en la vida es la de hacer sentir placer.

Y también veo grupos de gente haciendo protestas en contra de la práctica y el apoyo de la iglesia a la misma, y veo al encargado de la arquidiócesis de Bogotá en Caracol o RCN diciendo, Cristo en pecho, que es algo que apoya el Vaticano, desde arriba, y que debe ser costumbre de buen cristiano aceptarla.

Y bueno, sería una costumbre de siglos, las reinas europeas hubieran sido "castradas" desde chiquitas, así como todas las mujeres a lo largo de la historia de la humanidad bajo las costumbres de la iglesia católica/apostólica/romana/anti-anticonceptiva y, en este caso (imaginario menos mal), cortaclítoris.

Si esa costumbre surtiera el 100% de efecto yo vería la televisión y no miraría a mis amigas con lástima, simplemente no conocería mujeres con clítoris. Seguramente SoHo no existiría y mucho menos venderían cerveza con una niña en un vestido de baño lobísimo en pósters o comerciales. El sexo sería aburrido y monótono, las mujeres se dejarían penetrar por un macho entero sólo para procrear. Muy seguramente la novia del que camina hacia mi no me sonreiría a escondidas y yo tampoco lo esperaría. Pordios! La vida sería aún más aburrida! Inconcebible, inaceptable.

Y las mujeres pasarían con la cabeza mirando al piso, no coquetearían, vida desgraciada, no coquetearían! Nos privaríamos, los hombres con pene, de una sonrisa en un restaurante o una insinuación para que les pidamos el teléfono. Una vida de perros sinceramente.

Pero ahora también pienso que hay mujeres con clítoris que lo tienen amputado. Lo tienen cortado telepáticamente porque son más machistas que los del Opus, porque se subordinan ante un macho acomplejado porque el cromosoma XY es "culturalmente inferior". Porque se confinan en sus casas siendo más inteligentes que ese pendejo que sí trabaja y se jode "para traer el pan". Afortunadamente no son todas y esperemos que pronto no sea ninguna.

Y así como Caicedo gritó "qué viva la música", grito "qué viva el clítoris". Hombre, si dios existe (cualquier dios) y es sabio, ¿para qué puso el clítoris en la deidad femenina? Pues porque sirve y mucho. No estoy diciendo que ese botoncito femenino sea el activador de toda la gracia que nos encanta de las mujeres, pero como ayuda! Y como buscamos agradarle (al clítoris y a las mujeres).Ya que haya tipos que no se esfuercen por entender a estos dos entes es otra salvajada de la que hablaré después.


Pero mientras tanto qué viva el clítoris!, que viva enterito en las mujeres (ah, cosa divina). Y propongo, con temor a meterme en las costumbres indígenas, que no le practiquen ese cortecito inmundo a las mujeres de las nuevas generaciones y los indígenas verán, en unos veinte años, cómo se igualan los roles en sus sociedades, cómo las nuevas mujeres empiezan a mostrar su verdadera fuerza y empiezan a mandar también.

Pero seguramente eso es precisamente lo que les da miedo a ellos y a los que están entre nosotros y castran sicológicamente, que se encuentren con esa fuerza femenina que es más fuerte que nosotros (los penes) y se rindan a sus pies y los dominen con el meñique o con el clítoris, no importa.

Igual, dejarse dominar por ellas es inevitablemente irresistible.


8 comentarios:

Avagoth dijo...

como lo emociona la palabra CLITORIS!!!! buen y es que suena hasta teso CLITORIS Yyujuuuuuuuu, bueno por otro lado yo pienso que la chicas ya mandan con esa brutal herramienta a muchos cara de ass.. conozco casos Juas XD...

Catheryne dijo...

uhm....sorry pero no estoy segura de que no se sienta placer sin clitoris... osea.ese es otro punto pero paila...no el unico, ademas uno solo extraña las cosas cuando las tuvo, sino pues ni modo..ahi nos acomodamos...XD
pero por favor, señor clitoris...evite el proselitismo y al contrario de lo que hacen muchos, reconozca que "la oposicion" tiene sus meritos.

Catheryne dijo...

uhm...algo más...es peor la castracon sicológica que la fisica...y cuando el poder de una mujer radca en su clitoris... entonces nada ha cambiado.

Esteban Dublín dijo...

Estimado Juan, las mujeres mandan. Con o sin clítoris.

JuanArenas dijo...

Tiene toda, toda, toda la razón, Esteban. Lo que pasa es que la represión sexual deriva represión social.

yacasinosoynadie dijo...

Juan: me has dejado a Simone de Beauvoir al tamaño de un gorgojo… ¿Qué es este feminismo tan precario Jean?

Con respecto a las tribus indígenas que nombras: definitivamente hay culturas evolucionadísimas de las que deberíamos tomar ejemplo.

yacasinosoynadie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yacasinosoynadie dijo...

Por lo de mas: a las mujeres se les deberian prohibir , entre otras cosas, escribir comentarios en los Blogs...