martes, 16 de septiembre de 2008

elgolpe

Me duelen el cuello, la espalda y un pie. Tengo la visión borrosa y la mente descentrada. También tengo fotos, muchas fotos en la cabeza. Comparando alturas, la caída fue como desde 3 pisos, de pronto un poquito más. Lo cierto es que el golpe fue duro y lo recibí con la cara. No regrets. Lo volvería a hacer a ver si de pronto esa vez alcanzo a volar.


2 comentarios:

Carolina Plano dijo...

Jajajaja! Si no hubiera hablado contigo ayer, estaría preocupada.

female dijo...

Eso que escribes se parece a lo que se siente que el ser que uno ama lo mande a volar y salir de ahI pensando en enamorarse otra vez... El masoquismo abunda