miércoles, 6 de agosto de 2008

revelaciones

José dejó de comer tres días para poder mandarle a Ángela una docena de rosas el día de su cumpleaños.

José no produjo ternura, produjo lástima.

Y eso está claro.